-->

Nazis y su clave de productividad

En 1893 el químico y Nobel francés, Henri Moissan, sinterizó por primera vez el carburo de tungsteno, que se conoció como una de las sustancias más duras hasta entonces. Su dureza era muy parecida a la del diamante. Un tiempo después, corrían los años 20 cuando la empresa Osram (famosa por la fabricación de bombillas) descubrió que este carburo de tungsteno al sinterizarlo con un poco de cobalto, se volvía más tenaz. Sin embargo, no tenía capacidad para industrializarlo, por lo que en 1925 cedió la idea a otra empresa alemana, Krupp. Estos, un año más tarde consiguieron la industrialización de este material para herramientas de corte bajo el nombre de WIDIA (Wie Diamant, expresión alemana para decir como el diamante). ¿Por qué tanta prisa y qué tenía de especial este material, que permitió la superproducción de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial?




0 comentarios :

Publicar un comentario

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Best Web Hosting