-->

Mercedes y los gases fluorados

 La semana pasada se dio otra mala noticia para la industria automovilística alemana: la UE demanda a Alemania por el uso de gases prohibidos en coches de Mercedes, pero como siempre, lo mejor es acudir a la fuente de la noticia

El problema consiste en la utilización de gases fluorados, concretamente en el refrigerante R-134a que emplea el fabricante alemán, igual que han hecho otras marcas, como BMW o VW. La historia viene de atrás, tal y como atestigua unas palabras que compartí con @elbuhodelblog y que traigo hoy al blog:

La medida se refiere a que tras la prohibición (tratado de Montreal 1985) de los CFCs o clorofluorocarbonos (gases que se demostró eran los causantes de la desaparición de la capa de ozono y eran usados en sistemas de refrigeración), se sustituyeron estos por gases fluorados (pero sin cloro, que era el que se comía en la estratosfera el ozono). Posteriormente, estos también se han puesto en cuestión al demostrarse que tienen un efecto invernadero importante.

Los clorofluorocarburos se comenzaron a fabricar en masa porque fueron identificados como el perfecto refrigerante, un fluído que cambia rápidamente de gas a líquido y a la inversa, absorviendo y liberando grandes cantidades de calor en el proceso.
Así, podían circular en refrigeradores o aparatos de aire acondicionado para expulsar el calor (fuente). Según la directiva europea EU2006/40/EC, ningún coche podrá circular con el R-134a a partir de 2017. Mercedes Benz se ha negado a sustituir en sus coches uno de esos fluoruros por las alternativas que se proponen desde la UE, ya que alegaban que era inflamable.

Ojo, que la historia no es en absoluto antigua, y ya Daimler se las vio con el gobierno de Francia, y en esa ocasión ganó, incluso metiéndose en medio la Unión Europea, tal y como se puede seguir claramente en esta serie de artículos. Básicamente, los alemanes alegan que ellos han sido aprobados por un organismo alemán que les permite usar el R-134a. Según recoje la serie de artículos de MotorPasión, la alternativa presentada es el HFO-1234yf, que presentaba dudas sobre inflamabilidad. Por todo ello, los tribunales franceses dieron la razón a Mercedes ante esta duda sobre la seguridad del nuevo gas, pero parece que ha llegado para quedarse. Es unas 10 veces más caro al peso y parece que la UE persigue intereses comerciales e industriales por él, y prosigue su proceso de estandarización como nuevo refrigerante. Mercedes por su parte ya anunció que a partir de 2017 sustituiría el refrigerante, concretamente basado en CO2. 

Sin embargo, de momento el gobierno alemán sigue homologando vehículos que emplean el R134-a, por lo cual supongo que de ahí viene la nueva demanda de estos días.

Continuará...


 

0 comentarios :

Publicar un comentario

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Best Web Hosting