-->

Limitaciones de los coches autónomos en días de nieve

Esta mañana, el tráfico en el norte de España ha sido una pesadilla debido a la nieve. Coches que se quedan atascados, que no frenan, se chocan, no mantienen el carril, y más incidentes que cualquier conductor que haya vivido una de estas jornadas conocerá. Y a mí me sirve para recordar que un día como hoy, un coche autónomo sería totalmente inútil con la tecnología de la actualidad. Y no lo digo solo yo. Pasaré a explicarlo con los siguientes ejemplos:

En primer lugar, el coche tiene que ver a través de sus sensores (radar, LIDAR, ultrasonidos, cámaras, etc), y hoy las rayas del asfalto son indistinguibles. Tampoco me parece la mejor idea que el coche se guíe por carriles que tenga almacenados en la memoria, ya que hoy no es el día para ir por ningún carril concreto, sino por el camino que despejen las máquinas quitanieves. Puede ser un intermedio entre los dos carriles, o uno de los que ya existen en la vía. Pero desde luego, no me imagino la funcionalidad de uno de estos sistemas en condiciones muy adversas como nieve y niebla (por ejemplo, en una estación de esquí) donde hay que jugar mucho con la intuición, percepción de sonidos, ver otras luces reflejadas en la niebla, etc.



La manera en la que hay que conducir es muy humana. Hay que acelerar lentamente, circular en marchas largas aunque no sea la velocidad adecuada para ellas, no hacer giros bruscos, etc, y ahora mismo, ese conocimiento de los conductores humanos también me parece que está muy por encima de las reglas que sigue el coche autónomo para circular.

Y sobre todo, todavía no me imagino a ninguna de estas máquinas integrarse en el ecosistema del tráfico. Los lectores lo van a entender de una manera muy sencilla: si estamos conduciendo por una autopista de tres carriles, en el de la derecha, y vemos que en carril de incorporación que hay más adelante está accediendo un camión, aunque todavía no haya llegado a la autopista, ¿cuál es vuestra tendencia natural? El conductor educado, si puede, se echa al carril central, ya que el Código de Circulación indica que hay que facilitar las incorporaciones de los otros vehículos en la medida de lo posible. Pero no tengo claro cómo se aplica esto a las reglas de conducción que tiene almacenadas en el vehículo sin conductor. 

Existen multitud de momentos que un conductor experimentado sabe predecir, como por ejemplo, un coche cuándo va a intentar colarse delante de nosotros desde el carril izquierdo o el derecho. Ya puede haber puesto el intermitente como que no, que todos los días, en todos los rincones del planeta, alguien se nos intenta colar delante. Esa detección de situaciones no obedece a ninguna señal de tráfico ni señal luminosa, sino que responde a un patrón de conducción en la región donde habitual conducimos, y que podemos predecir con un gran índice de acierto. Si somos unos conductores que preferimos evitarnos problemas, sabremos predecir cuándo un vehículo se nos quiere colar, y frenaremos lo justo como para dejarle un espacio suficientemente amplio para que haga la maniobra sin que nos ponga en riesgo a nosotros. Repito, los humanos experimentados saben predecir esto incluso sin el uso de intermitentes. Estas maniobras pueden ocurrir por que los conductores más avispados agotan el carril izquierdo adelantando hasta que no tienen más remedio que meterse rápidamente en el carril derecho para seguir por su camino, pese a quien le pese. O también cuando alguien que no conoce las carreteras, se da cuenta en el último momento que la bifurcación que iba a coger no era la correcta. ¿Qué puede hacer el coche autónomo en ese momento? Lo que tenga programado en su cerebro electrónico. 

O cuando estamos en una atasco, o en una situación de detención, es muy habitual la comunicación entre conductores para indicarse el uno al otro a quién dar preferencia en el paso. ¿Cómo es capaz de ver esto las cámaras del coche? 

Es decir, en el tráfico hay multitud de situaciones que los conductores conocemos en base a comportamientos de otros coches, fluidez de la vía, velocidad, etc. Son comportamientos muy humanos. Existe un baile de vehículos en el tráfico en todo tipo de vías, al que las máquinas creo que todavía no pueden aspirar.

Recordemos que la inteligencia artificial que rige el funcionamiento de estos robots de la carretera no son más que una serie de reglas, muy sencillas, que ejecutan unas órdenes ante ciertos estímulos. Y esas órdenes están normalmente almacenadas.

¿Es lo mejor entonces un vehículo autónomo en el que nos montemos y haga todo por nosotros?

Muchas de estas preguntas son cuestiones al aire, basadas en el desconocimiento concreto del código y las reglas que siguen los distintos modelos de coches sin conductor. Si algún influencer llega a leer este post y logra contactar con alguno de estos fabricantes, estaría encantado de que estos me aclarasen mis dudas, o mejor aún, que me inviten a vivir situciones de tráfico. Ahí lo dejo.

Bertha Benz - la pionera de la automoción

Esta entrada tiene como intención recordar que el 11 de febrero está declarado como el Día de la Mujer y la Niña en Ciencia. Y la que quiero traer hoy a este blog, no es del todo desconocida, pero no está de más volver a reivindicar el gran impacto que tuvo: Bertha Benz (1849-1944), la mujer que comenzó la era de la automoción tal y como la conocemos hoy en día.

Bertha era la mujer del inventor Karl Benz, el cual fue otro gran hombre que inventó el coche tal y como lo conocemos hoy en día en 1886, el Benz-Patent Motorwagen. Venía a ser un triciclo motorizado. No es verdad que inventó el primer coche, ya había habido varios intentos, según a qué llamemos "coche". Sin embargo, en aquella época, su invento no tuvo nada de éxito, y la gente le tenía miedo y prefería los tradicionales caballos a una máquina. Las dos unidades que vendieron en 1888 no daban para cubrir gastos de la compañía, y esto les metía al matrimonio en serios problemas.

Bertha Benz era a la vez esposa y socia capitalista de la empresa de su marido, y se propuso demostrar a la sociedad las posibilidades de este invento; planeó un viaje que pretendía demostrar la libertad que podía dar a las personas y sobre todo, a las mujeres, la libertad que daría el vehículo. 


Al amanecer de ese mismo año, Frau Bertha despertó a sus dos hijos, de quince y trece años, y empujaron el triciclo suavemente fuera del taller. No dijeron nada al padre, y comenzaron su viaje desde Mannheim a Pforzheim, una distancia de unos 106 km. El señor Benz, cuando se despertó leyó en una nota que su mujer había cogido el coche para ir a ver a su madre, quien realmente sí que vivía en la ciudad a la que se dirigían. El viaje terminó siendo una odisea.

Los lectores pueden imaginarse cómo serían las "carreteras" de la época, los caminos para caballos y personas, más bien, a una velocidad máxima de 16 km/h. Les ocurrió de todo a lo largo de su recorrido: se perdieron, casi queman el motor, se quedaron sin gasolina, y más anécdotas que podéis leer en muchos blogs, o ver en la película Carl & Bertha. El pintoresco trío llamaba la atención allá por donde pasaban, era inimaginable viajar sin olor a estiércol, sin polvo, ni sudor, pero no precisamente en silencio. Finalmente, llegaron por la noche al destino previsto tras un montón de penurias que Frau Bertha supo superar, y desde Mannheim enviaron un famoso telegrama al angustiado marido, donde le decían que su invento funcionaba.



El viaje de vuelta fue un baño de masas, y muchos periodistas salieron a recibir a Frau Bertha al camino para felicitarla y homenajearla por su histórico viaje. Lo que hoy en día se conoce como la Ruta Memorial Bertha Benz.

Afortunadamente, la historia no ha olvidado del todo a esta gran mujer. Su viaje fue un antes y un después, y demuestra lo importante que es, no sólo la idea, sino el marketing de venta. Esta entrada es mi pequeño respeto hacia esta figura. Espero que este no sea el último homenaje a grandes mujeres que aparezca en este blog. 




Fuentes
http://thechronicleherald.ca/wheelsnews/1195761-bertha-benz-mother-of-the-automobile
https://jalopnik.com/meet-bertha-benz-the-woman-who-took-the-first-real-dri-451617383
https://jalopnik.com/5816040/who-invented-the-worlds-very-first-car
https://fronterasblog.com/2014/07/14/el-accidentado-viaje-de-la-senora-benz/

En Naukas: cómo Isaac Newton se arruinó con una burbuja financiera

Aquí os dejo mi última entrada en la plataforma Naukas. Una mezcla de historia y ciencia. ¡Que la disfrutéis!




"Puedo calcular el movimiento de las estrellas, pero no la locura de los hombres". Esta frase se le atribuye a Sir Isaac Newton en un contexto al que no estamos acostumbrados a situar al genio. Aunque no haya dejado evidencia por escrito de esta frase para la historia, dicen que el científico la pronunció tras perder su fortuna en la burbuja de la Compañía de los Mares del Sur, una manía de especulación que arruinó a muchos inversores británicos en 1720, y una de los factores históricos para que la Primera Revolución Industrial ocurriera tal y como hoy la conocemos. Aunque muchos no la conozcan hoy en día, esta compañía ha sido una de las más grandes de la historia, capaz de ridiculizar a los gigantes tecnológicos de hoy en día. 

La Compañía de los Mares del Sur, South Sea Company, nació en 1711, y fue una empresa estatal que creó el gobierno británico bajo la suposición de que la Guerra de Sucesión española, que estaba por finalizar, terminaría con un tratado que permitiría intercambios comerciales con las colonias españolas en el Nuevo Mundo. Las acciones de la firma, con un interés garantizado del 6%, se vendieron muy bien, gracias a la promesa de las inmensas riquezas que albergaba Sudamérica.

Sin embargo, aunque España no salió nada bien parada de esta Guerra, Felipe V nunca tuvo intención de admitir a los ingleses en sus puertos americanos y el Tratado de Utrecht de 1713 fue menos favorable de lo esperado: otorgó a Reino Unido el derecho a ser el único proveedor de esclavos de las colonias de España en América del Sur durante 30 años, pero también imponía una tasa anual sobre estos esclavos importados, y solo le permitía a la empresa enviar un barco al año para comerciar con tres países: México, Chile y Perú. 

Pero como lo que se lleva en las burbujas no son los hechos, sino las especulaciones, las acciones de la empresa y su popularidad no bajaron. Tanto fue así que cuando falleció la reina británica Ana, que tenía el 22,5% de acciones de la compañía, su sucesor, Jorge I, heredó sus acciones y compró más. Y su hijo se convirtió en inversor y gobernador de la compañía. Y con esta fama y respaldo, invirtió en la compañía gran parte de la aristocracia, los políticos, los comerciantes, y hasta sus sirvientes. Hasta Isaac Newton.

Corrían rumores y especulaciones de que la compañía y sus accionistas se harían de oro. Lo cierto es que el Gobierno Británico de la época lo que necesitaba era financiarse, que por algo las guerras cuestan lo que cuestan, y el tipo de interés estaba por las nubes, lo que no facilitaba las cosas. 
Esta es la evolución de las acciones de la Compañía y cómo invirtió Newton en ese período:


Tal y como se ve, la Compañía de los Mares del Sur es un gran ejemplo de burbuja especulativa en la historia. Dicen que el ser humano es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra, y hemos podido ver fenómenos especulativos muy similares en nuestros días. Por ejemplo, en 2015, con la bolsa China:



Pero volviendo a la compañía británica, hubo otras celebridades que tuvieron mucho más acierto que Isaac Newton. Entre ellos, el gran compositor anglo-alemán George Handel, quien invirtió en las acciones originales en 1716, pero vendió a tiempo y luego volvió a invertir, en 1723, sólo 3 años después del colapso. En términos actuales, invirtió 24.000€ y a fecha de su fallecimiento, acumulaba casi 2.300.000€.

Sin embargo, tras la quiebra de la compañía, el Banco de Inglaterra había tomado las riendas de la empresa para reflotarla, y sus actividades estaban mucho más supervisadas. ¿No os suena todo esto?
A pesar de que económicamente este acontecimiento fue un completo desastre financiero, sus consecuencias han sido muy importantes hasta nuestros días. Merced a una buena inversión en esta empresa, al comercio de esclavos y a la gran actividad comercial de la época, muchas personas se hicieron muy ricas, y una de ellas fue la que invirtió en 1769-70 en la patente de James Watt que mejoraba el motor de vapor hasta entonces.




Fuentes: 1, 2, 3



Sobre la robotización y la renta básica universal

La renta básica universal (RBU) es un concepto que en mi opinión, cada vez será un concepto de más actualidad, y preveo que en unos pocos años se sucederán debates sobre su idoneidad más frecuentemente que ahora. ¿Y qué hago yo hablando de todo esto? Porque en cierta manera, sí que está relacionada con la robotización, la pérdida de empleos, el envejecimiento de la población, y otros factores, y se ha propuesto como posible solución.

Por centrar un poco el tiro, hablaremos de RBU cuando un Estado pague a todos sus cuidadanos una cantidad de dinero mínima. Es importante lo de "a todos", ya que no se distinguirían entre parados, jubilados, trabajadores, inmigrantes, etc. Simplemente, por ser ciudadano de cierto país, tienes una cantidad de dinero todos los meses en tu cuenta. Sin embargo, no sería una cantidad tan grande como para hacerte rico, sino que permitiría cubrir las necesidades básicas indispensables y que te asegurase un techo, comida, etc. A cambio de esta ayuda, desaparecerían todo el resto de ayudas complementarias, como prestación por desempleo, pensiones, ayuda para vivienda, etc. 

Hay bastante polémica sobre la viabilidad de la implementación de esta ayuda. Aquí, un botón: artículo 1, 2, 3, 4 o 5. En España, se estima que la asignación por habitante estaría entre los 400 y 550€. Ya el partido político Podemos ya la propuso para unas recientes elecciones. En general, lo que se propone para financiar esta medida es subir el IRPF, de manera que tendríamos que dar una parte más amplia de nuestro sueldo a impuestos para financiar esta medida. 

Pero no son los únicos que lo proponen: Klaus Schwab, famoso fundador del World Economic Forum y organizador del Foro de Davos, la defiende públicamente, así como Mark Zückerberg, Elon Musk, Jeff Bezos, Bill Gates o Pierre Omidyar. Los argumentos principales que esgrimen son los siguientes:
mucha gente se va a quedar sin interés para el mercado debido a la robotización. A este sector normalmente se le llama white collar, y a pesar de que encuentren nuevos empleos, en un corto plazo de tiempo van a volver a ser sustituidos por máquinas. Por eso, la RBU permitiría que cubriesen sus necesidades mínimas mientras se reciclan para otro tipo de puestos de trabajo.Incluso la RBU podría permitir que mucha más gente se aventurase a crear proyectos empresariales, ya que no se arruinaría.

Por otro lado, la sociedad está envejeciendo y la tasa de natalidad bajando. Por ello, la RBU podría hacer que las familias se decantasen por formar una familia, o que incluso hubiera gente dedicada a cuidar no solo de sus mayores, sino de los mayores de otras familias.

Los motivos estos están mucho más extendidos en el libro The rise of the robots (Martin Ford)

De hecho, ya en marzo de 2016, en Suiza se votó en referéndum si los ciudadanos querían o no una RBU de 2.250€, y básicamente, alegaban que eso permitiria resistir a la robotización del país. Pero el resultado fue mayoritariamente de rechazo, y en consecuencia hubo varias manifestaciones. ¿Si tan buena idea, por qué se rechazó? Según Julen Bollain, los partidos políticos, los mass media y los agentes sociales estaban en contra. Aquí tenéis los resultados por regiones. 



Para implementar un sistema de RBU y saber cómo funcionaria, lo mejor es realizar experimentos previos con una muestra de la población de esa región para ver el comportamiento social, financiero y laboral de las personas, y eso es lo que se ha hecho en el mundo en distintas partes (Uganda, India, Kenya, Canada, y actualmente se lleva a cabo en Finlandia y Estados Unidos). Los componentes culturales, de panorama laboral, de macroeconomía o educación de cada país pueden ser claves para que cambien los resultados del experimento de un sitio a otro. Hay un sector importante de la población que piensa que una RBU haría a sus ciudadanos muy perezosos, y sin ánimo de buscar empleo.

A finales de 2018 se publicarán los primeros resultados de Finlandia, los cuales son muy esperados por tratarse de un país desarrollado (los de Canadá ocurrieron en los 70). Sin embargo, a mi parecer estos resultados no van a ser relevantes. En Finlandia se les ha asignado una ayuda a 2.000 personas desempleadas, y para mí esa es el principal fallo del experimento. Tenéis más información sobre el fallo en cuestión aquí. Eso no es una RBU (Universal), sino que está condicionado a estar desempleado. Eso más bien se denomina una renta garantizada, y de ese tipo de ayudas, la mayoría de países de Europa tienen una amplia experiencia. Lo que diferencia a renta garantizada de universal significa que la recibe cierto sector de la población (normalmente, carente de recursos) y que habitualmente es complementaria a otro tipo de ayudas públicas, como la de la acceso a vivienda.

Es crucial entender qué buscamos con la RBU o cualquier ayuda social. ¿Es igualdad entre la población, o cubrir las necesidades esenciales de todo el mundo, o que los ricos financien a los pobres...? La premisa que se persiga en cada estado definirá por completo otros condicionantes de la ayuda. 

No puedo meterme en demasiados detalles, ya que no es mi ámbito, pero según Joseba Zalakain, director de un centro de estudios sociales en Donostia una RBU es innecesaria si se logra diseñar una renta garantizada que ayude a la población objetivo, o genere el efecto que necesita un país. Como ejemplo, ponía distintos tipos de alternativas a la RBU, como una ayuda desde el nacimiento hasta los 18 años por hijo (como lo hace Alemania), o una garantía legal de condiciones laborales, o ayudas complementarias si no se llega a cierto poder adquisitivo, etc. Por ejemplo, en ayudas por hijo, se llevan realizando en Europa desde hace tiempo, pero en esto conviene que recordemos que lo mejor no suele ser dar la mayor cuantía de ayuda, sino que un país sea capaz de llegar a toda la gente que se ha planteado como objetivo.

Es decir, la RBU actualmente puede parecer la mejor solución para arreglar muchos problemas próximos, pero eso se puede deber simplemente a que todavía no se conocen exactamente los problemas de esta ayuda por no haber sido implementada antes en la mayor parte del mundo. Y no, a pesar de que se esgrima a Thomas Hayek habitualmente como baluarte del liberalismo y defensor de la RBU, no lo fue así.

Charla: una de piratas

El pasado noviembre impartí una pequeña charla enmarcada en la Semana de la Ciencia, y celebrada en Donostia.

En ella, hablé del contexto  social, político y económico que hizo falta para que el éxito del motor de vapor de James Watt y Thomas Newcomen haya sido el que conocemos. No bastan con las ideas felices y las mentes brillantes.

Varias ideas que cuento están basadas en el libro de William Rosen, The most powerful idea in the World.

Gracias a los asistentes y a los responsables del acto.


Julián Estevez Zientziaclub 2017 from UPV/EHU on Vimeo.


2017, un año de lectura

Este año reconozco que no me ha dado el tiempo para cuidar lo suficiente de este rincón web. Diversas obligaciones y proyectos cada vez me quitan más tiempo, y me asusta la asíntota a la que parece asemejarse el número de artículos a lo largo de los años de vida de este blog. Pero no quería dejar escapar las últimas horas del año sin algo que se ha vuelto un clásico en mi pequeño sitio para expresarme: lista de algunas lecturas de 2017.

1984 (George Orwell)
Un 10 para este libro, y no creo yo que sea el único que se lo daría. Una obra maestra, que describe a la perfección ciertos fenómenos sociales, aun en boga hoy en día. La lectura a mí me resultó muy amena.

Todo es cuestión de química (Deborah García Bello)
Un gran libro de divulgación científica, principalmente química, que además ha sido galardonado con el premio Prismas de divulgación en 2017. Su autora no es precisamente una inexperta en divulgación, tal y como podréis constatar en su blog, y su libro constituyen distintos aspectos fundamentales de química en cada capítulo.
Cat's cradle (Kurt Vonnegut)
No me ha gustado nada, y creo que tampoco me ha sido nada fácil su lectura. Lo recomiendo a los que estén muy acostumbrados a leer ciencia-ficción, o por lo menos más que yo. El autor trata de hablar del futuro de la tecnología, religión y ciencia a la par que satiriza la carrera armamentística de los países.

Seveneves (Neal Stepehenson)
No me termina de enganchar este autor. Probablemente mi error es la falta de costumbre en la sci-fi. A pesar de recibir muy buenas críticas, lo dejé a medias en las primeras páginas, ya que la acción transcurría muy lenta, los pasajes eran muy descriptivos y no era mi estilo de lectura. Según el ávido lector, @daniEPAP, no era yo el único que decía eso.

El problema de los 3 cuerpos (Liu Cixin)
Sin embargo, este libro sí que me enganchó y le doy 5 estrellas. A pesar de ser también sci-fi, aquí la narrativa, la historia, los personajes y las historias que contaba sobre la China popular crearon un cóctel que me hizo leer el libro de una patada. Y por supuesto, no tiene desperdicio el problema matemático de los tres cuerpos.

Cruzar el Rubicón (Steven Saylor)
A partir de la mitad de año, me dio por leer distintas partes de historia, y esta constituye la de las romanos. Concretamente, la del final del Imperio Romano. El libro describe esos días a través de un detective de la época que intentará resolver un asesinato.

La tabla de Flandes (Pérez-Reverte)
Pensaba que este libro iba a ser de historia, pero no XD. Aún así, no me arrepentí de haber elegido este ejemplar de Pérez-Reverte, quien a través de un cuadro antiguo en el cual aparece representado una partida de ajedrez, guía a unos personajes en la resolución de un asesinato.

El ojo Desnudo (Antonio Martínez Ron)
Una obra maestra de la divulgación. No hace más que estar atento a todos los trabajos del ínclito @aberron, y las buenas críticas y ventas que está recibiendo este libro. Os transportará en la historia de los antiguos científicos, desde las civilizaciones más antiguas hasta nuestros días, pasando por Newton y Rutherford, en la búsqueda de la observación de eventos, en la mejora de instrumentos ópticos y en el entendimiento del fenómeno de la luz.

The most powerful idea in the World (William Rosen)
Aunque me cueste mucho, este sería el que calificaría como el mejor libro de lectura de este año. William Rosen explica el desarrollo de la Primera Revolución Industrial, basada en el vapor. A lo largo de las páginas, habla de los pequeños desarrollos de científicos previos a Thomas Newcomen, James Watt, Thevithick... que permitieron transformar el mundo. Este libro me permitió entender que una revolución industrial no nace de una idea, o un invento, sino que necesita muchos más factores, como buena economía, sociedad preparada, un gobierno que aproveche la oportunidad, etc.

No culpes al Karma de lo que te pasa por gilipollas (Laura Norton)
Una novela hilarante, llena de humor y acción rápida que cuenta las andanzas y caminos entrecruzados de algunos jóvenes y sus estrambóticas vidas. Se lee muy rápido, y la historia ha sido llevada al cine, si mal no recuerdo.

La era de la revolución (Eric Hobsbawm)
Describe cómo era la sociedad inglesa en tiempos previos a la Primera Revolución Industrial. Este libro pretende complementar al de William Rosen, y se centra más en cómo vivían las personas, el tipo de gobierno y sociedad que había. Es un poco espeso, pero interesante.

Noche de Reyes (Jesús Zamora Bonilla)
Una novela entretenida, se lee muy rápido, y Jesús Zamora Bonilla es un gran contador de historias. Os lo recomiendo ávidamente.

Paul and Jesus, how the apostle transformed christianity (James Tabor)
Es un libro sobre religión, escrito por un acádemico universitario y que recoge las evidencias e historias que explican la expansión del cristianismo, su mensaje y otros acontecimientos a partir de los datos que manejan los expertos. Ha sido, junto al libro de William Rosen, uno de los libros más didácticos de este año.

El sueño del celta (Mario Vargas Llosa)
El celebérrimo escritor recibió un Nobel por esta obra, y me animé a leerle a partir de ella, pero para mí no ha sido todo lo brillante que me esperaba, y se me ha hecho una lectura muy pesada y larga. Me han hablado que La Ciudad y los Perros es una novela más apropiada para aficionarse a este gran escritor.

Patria (Fernando Aramburu)
No podía faltar este bestseller este año, y menos si habla de la historia social de mi tierra (Euskadi). Patria narra las aventuras de dos familias de algún pueblo pequeño de la región, y que tienen que convivir con el miedo del terrorismo de ETA, los clamores populares, la violencia, las amenazas, y cómo todo eso es imposible separarlo de su vida sentimental o social de entonces. Un gran libro y muy humano.

The Euro (Joseph Stiglitz) 
Este libro también me ha resultado muy didáctico. El premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, describe las hipótesis que se realizaron para formar el euro, y por qué ahora no se están cumpliendo y hay dos Europas a dos velocidades, se dice. Explica de una manera muy accesible qué ha fallado, por qué ha habido tanto paro en unas regiones y otras no, y cuál es la postura de ciertos países frente al futuro de la Unión Europea en materia económica.

Historia de España para escépticos (Juan Eslava Galán)
Si queréis tener pinceladas, narradas de una manera muy entretenida, de todo lo que ha ocurrido importante en España desde la Antigüedad hasta nuestros días, este es vuestro libro. El autor narra los acontecimientos en un ritmo muy rápido y sarcástico en ocasiones. No esperéis aprender o retener en el memoria muchos datos, ya que cada episodio de reyes en España puede durar 3 páginas como mucho, y ha habido unos cuantos. Pero es un buen libro para entender en su conjunto cómo hemos llegado aquí.



¡FELIZ 2018 A TODOS!



 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Best Web Hosting