-->

No es el aura, es una fotografía Kirlian


El vídeo de este post parece salido de Cuarto Milenio (aquí se puede ver un capítulo en el que se trata este tema), donde lo que se ve recuerda a un efecto espectral o fantasmal. Si en la imagen apareciesen personas, muchos dirían que lo que se ve es el aura (1) (2) (3).


Pero esto es tecnología, y tiene una explicación. Se trata de la cámara Kirlian, aunque no se puede hablar de cámara como tal, sino de fotografía. Por cierto, además de la explicación que le voy a dar al fenómeno, Kirlian Camera también es un grupo de música. A lo que vamos: este invento no es tan reciente, sino que ya data de 1939 cuando Semyon Kirlian descubrió este invento por casualidad.

La fotografía Kirlian se produce al tomar una instantánea donde el aire ha sido ionizado. Para ello, simplemente hay que someter al objeto a fotografiar a una tensión de entre 20.000 y 40.000 voltios (lo que se podría conseguir con una bobina de Tesla, por ejemplo), y muy poca corriente - recordad que es esta segunda magnitud la que es capaz de matar. Alrededor del objeto sometido a alta tensión, el aire se vuelve conductivo y permite ver esos rayos tan impresionantes alrededor de los objetos, más aún si la luz ambiental es tenue (fuente).

En el aire existen igual número de cargas positivas y negativas. Sin embargo, cuando son sometidas a un campo eléctrico, los iones positivos y negativos se desplazan con velocidad creciente hacia el lado del campo de signo opuesto. Cuando por azar estos iones acelerados chocan con moléculas sin carga eléctrica neta, las moléculas pueden resultar ionizadas o excitadas. Si la energía transferida por el ión a la molécula es suficiente, la molécula pierde un electrón.

Para el efecto de Kirlian nos interesa más el fenómeno de la excitación. En él, la energía transferida a la molécula no basta para ionizarla, pero sí para desordenar sus electrones. Cuando los electrones espontáneamente se reordenan, devuelven la energía absorbida en el impacto como radiaciones electromagnéticas, que en muchos casos puede percibirse como luz visible, y estos son los rayos (fuente). Estos rayos pueden surgir alrededor no sólo de seres vivos, sino también de cosas inertes.

De hecho, para construir una conseguir una cámara Kirlian no hay que luchar con dragones ni ir al Monte del Destino, no es un objeto tan mágico, y en esta página web dan instrucciones sobre cómo construirse una.

El primero en percatarse de este fenómeno fue Georg Christoph Lichtenberg en 1777, donde describió las huellas dejadas por unas chispas en el polvo de una placa aislante (ver foto)


Ya hemos dicho que esto cobró fama en 1939, pero a los encargados (Semyon Kirlian y su mujer, Valentina Khrisanovna) creyeron que esto demostraba el aura de los seres vivos. Nada más lejos de la realidad.


Un fenómeno parecido se puede observar, incluso a simple vista, en las redes eléctricas de alta tensión, y es el efecto corona. En ambientes húmedos, con luz tenue se puede observar una débil luz rodeando al conductor. (foto)




Para terminar, no os podéis perder a James Randi desenmascarando a un hombre que asegura ser capaz de ver los auras de las personas.


Esta entrada participa en la V Edición del Carnaval de Tecnología, alojado este mes por el recomendable blog Brucknerite.

0 comentarios :

Publicar un comentario

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Best Web Hosting