-->

Bluetooth: historia y leyenda

La tecnología de comunicación punto a punto Bluetooth nació a principios de la pasada década. Concretamente, fue desarrollada por el fabricante escandinavo Ericsson, y la procedencia de su nombre tiene que ver Escandinavia.




Harald Blåtand Gormsen fue un rey vikingo danés (probablemente vivió de 935 a 986 d.C y reinó desde 958). Blåtand realmente era cómo le llamaban los súbditos, ya que no era un protótipo de danés, rubio y de ojos azules. Le llamaban bla por su piel oscura y tand, por ser un hombre de alta estatura. Blåtand se tradujo posteriormente como Bluetooth, aunque también cuentan que ese nombre se le atribuyó por haber padecido la eritroblatosis fetal, enfermedad que habría hecho que alguno de sus dientes tuviera un color azulado. 

Todo esto responde al origen etimológico, ¿pero por qué se eligió a este hombre? Este hombre se le recuerda por haber unificado bajo un mismo gobierno Dinamarca y Noruega. Hay que recordar que Dinamarca está compuesta por varias islas, cada una de las cuales tenía su rey. Además, también cristianizó estas tierras. Curiosamente, una de las leyendas sobre este monarca habla de cómo se convirtió él mismo al cristianismo. Esta leyenda cuenta que en el año 960, el rey Harald recibió la visita de un sacerdote llamado Poppo, enviado por el pueblo germano para convencerle de que únicamente existía un sólo Dios que vivía en los cielos y era cristiano y no nueve como creían los vikingos. Harald Blatand desconfió del sacerdote y le dijo que si ese Dios existía podría protegerle cuando él le pusiera un hierro al rojo en la mano. Milagrosamente el sacerdote no sufrió daño alguno y desde ese instante Harald fue bautizado y convertido al cristianismo, obligando a todo su reino a abrazar la fe cristiana.

Cuando nació la tecnología Bluetooth, su logotipo fue una unión de las letras lanzó un logotipo que une las runas hagall  y berkana ««H.B.», las iniciales del rey Harald Bluetooth (via Wikipedia).

La traducción a nosotros ahora nos suena seria y no nos paramos a pensar en su procedencia. Menos mal que Ericsson no eligió el sobrenombre de un rey español, sino quizás hubiera elegido entre "la Loca", "el Hermoso" o "el Sabio", que puede que en la traducción al inglés hubieran perdido su tirón de marketing!

0 comentarios :

Publicar un comentario

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Best Web Hosting